¿Algunas vez te has preguntado quién eres realmente y qué estás haciendo con tu vida? Nosotros nos lo preguntamos constantemente.

Es bastante fácil caer en la rutina, dejar que pasen los días sin plantearte si quiera hacia dónde te diriges. Seguro que te ha pasado alguna vez.

Haces lo que haces porque lo tienes que hacer, y a veces, incluso aunque intuyas que el final del camino que recorres no te gusta demasiado, sigues y te dejas ir. Ya vendrán tiempos mejores, piensas. Y te quedas ahí parado, medio adormecido y con los sueños encogidos en la garganta.

Hoy queremos hablarte un poco de nosotros, de lo que nos ha venido sucediendo. Creemos que nuestra historia puede darte ese empujón que necesitas para cumplir el sueño de hacer un gran viaje sin fecha de regreso. 

Desde que nos casamos hace un par de años empezamos a preguntarnos muy en serio qué tipo de vida queríamos vivir. “Y los niños, ¿para cuándo?”, nos preguntaban los demás constantemente. 

Porque claro, se supone que era lo que tocaba entonces. Se esperaba de nosotros que empezásemos a crear una familia tradicional, de esas que van a los centros comerciales y llevan a su hijo cada día al mismo columpio en el mismo parque infantil.  

Pero no, así no somos nosotros. Nosotros lo que queríamos era viajar, romper fronteras, conocer qué hay más allá del escenario en el que vivimos para construir después una familia abierta, libre de prejuicios y miedos.

Incluso ahora, que vamos a tener un bebé en agosto, sabemos que nuestro destino será distinto. Y es que de tanto preguntarnos quiénes somos, qué tipo de vida queremos vivir, qué queremos ver, dónde, con quién y de quién queremos aprender, tenemos mucho más claros nuestros objetivos.

 “Cuando nos casemos viajaremos mucho, ¿vale?”, nos dijimos el uno al otro. Nos lo prometimos. Y eso es lo que decidimos hacer.

En total, estuvimos 6 meses viviendo en el mundo. Primero fuimos a Nueva York y México en un viaje más breve, pero luego nuestra promesa nos llevó al Sudeste Asiático. Tailandia, Malasia, Bali, Camboya y de ahí a Europa. En Londres y en Creta pusimos el broche final a nuestro viaje sin fecha de regreso.

Trucos para organizar tu viaje sin fecha de regreso

Preocupación 1: El dinero

Piensa una cosa. ¿Cuánto dinero dinero te dejas al mes en alquiler o en hipoteca? ¿Qué gastos fijos tienes? En nuestro caso eran los siguientes:

  • Alquiler – 630€
  • Luz – 120€
  • Fibra óptica – 50€
  • Gimnasio – 44€
  • Gasolina – 150€
  • Teléfonos móviles – 80€
  • Total – 1.074€

¿Y cuánto puede viajar una persona al mes cambiando su casa por otra más barata y dejando de gastar en facturas y recibos?

Las cosas están cambiando mucho. Con plataformas como Airbnb puedes encontrar apartamentos en alquiler de particulares súper baratos en todo el mundo. En Asia, por ejemplo, puedes vivir en un apartamento de lujo con piscina por menos de 15€ al día, es decir, menos de 450€ al mes. Y eso si no renuncias al lujo. Lo mismo sucede en decenas de países en todo el mundo.

Entre los países más baratos para viajar sin jugarte la vida ahora mismo están por ejemplo Tailandia, China, Indonesia, Nepal, India, Camboya, Perú y Sudáfrica.

Con respecto a los vuelos, especialmente si no tienes exigencias de fecha y destino en el guión, puedes encontrar ofertas increíbles en plataformas como Skyscanner.

Y tú dirás: vale, dejas tu casa y minimizas gastos pero… ¿De qué vas a vivir?

Bien, vamos a darte algunas ideas a continuación.

Preocupación 2: El trabajo

Conocemos a personas que han pedido una excedencia en sus trabajos para dedicarse un tiempo a viajar, pero también a otras muchas que han buscado el modo de monetizar su viaje. Te ponemos ejemplos.

Hay quienes ganan dinero vendiendo sus libros en todo el mundo, como la familia Zapp. Hay quienes piden una visa de trabajo para pasar un año fuera, o quienes viajan y hacen conferencias, como Alicia Sornosa. También hay quienes hacen vídeo guías de viajes y llegan a acuerdos con empresas que los patrocinan, como los chicos de Mola Viajar. ¡Y esto solo son algunos ejemplos!

El mundo está cambiando y hemos visto de todo. Psicólogos y coaches que hacen sesiones por Internet, personas que se dedican al comercio electrónico, fotógrafos, pintores y diseñadores que venden sus trabajos online… Las posibilidades están ahí.

Te dejamos también una lista de lo que nosotros hacemos actualmente para monetizar nuestro proyecto en la red, trabajar 100% en remoto y viajar más:

 

  • Vender productos en Amazon haciendo FBA.
  • Trabajar el marketing de afiliación y ganar comisiones por cada venta directa. Nosotros estamos afiliados a empresas como Skyscanner o Iati Seguros, por ejemplo.
  • Ofrecer nuestros propios servicios online, como hacemos con nuestra auditoría.

Y aquí otras ideas que pueden venirte bien e inspirarte y que también probamos antes de empezar a hacer comercio electrónico en Amazon: 

 

  • Vender fotografías de viajes a agencias microstock, como Shutterstock o Fotolia.
  • Monetizar tus vídeos de Youtube con publicidad de Google AdSense.
  • Trabajar como comunity manager.
  • Diseñar páginas web y editar vídeos para terceros.
  • Escribir artículos para otros bloggers.
  • Insertar publicidad de Google AdSense también en nuestro blog.
  • Diseñar e implementar estrategias de marketing digital para pymes y autónomos.

Preocupación 3: El apego

Irse y dejar tu casa, a la familia y a los amigos no es nada fácil. Pero vivir apegado a las personas o a las cosas que te rodean es lo más insano del mundo.

No por ser libre quieres menos. Tus padres, tu abuela o tus mejores amigos serán felices siempre y cuando tú seas feliz, aunque al principio se mueran de pena con la idea de verte marchar. Tú eres tú y tu vida es una, y cuando tomas la decisión de desarraigarte durante un tiempo te llenas de experiencias súper enriquecedoras.

Se trata, en cierto modo, de dejar ir. De ese modo llegarán nuevas personas y sensaciones a tu vida que te harán crecer un montón.

Por otra parte, si te sucede como a nosotros y llevas un tiempo viviendo independiente, es probable que hayas acumulado un montón de objetos que ni siquiera usas.

Nosotros nos deshicimos de todo lo innecesario y en el proceso incluso descubrimos varias cosas que ni siquiera recordábamos que teníamos.

Si eres de los que aún guarda la ropa y las cosas que usabas hace años, es posible que necesites hacer algo por remediarlo. Te contamos cómo llevar un estilo de vida más minimalista en este post.

Preocupación 4: La organización

A nosotros no nos gusta planificar nuestra vida ni nuestros viajes al milímetro, la verdad. Preferimos dejar un hueco a lo que está por venir cada día y no enrocarnos en una agenda establecida. Pero está claro que hay cosas importantes que tienes que tener en cuenta, entre ellas:

 

  • Seguro de viajes. Iati tiene seguros adaptados a todos los tipos de viaje y de viajeros.
  • Revisión médica. Para hacerte un chequeo antes de salir y por si necesitas vacunas en algún país de destino.
  • Cuenta bancaria. Infórmate sobre comisiones, pagos con tarjeta y demás para elegir tu banco y dejarlo todo bien atado. Por nuestra experiencia, te recomendamos Evo Banco.
  • Gestoría. Busca un buen gestor para que lleve tus facturas y cuéntale todo sobre el viaje. Especialmente si vas a trabajar online y a nivel internacional, necesitas que un profesional te asesore.
  • Tarifa móvil. Infórmate sobre lo que pueden ofrecerte las diferentes compañías cuando viajas al extranjero. Nosotros cambiamos de tarifa mientras estuvimos viajando tanto tiempo. 

Te puede parecer mentira, pero hoy damos gracias por la crisis, por nuestras equivocaciones y fracasos. Todo eso nos empujó a emprender nuestro propio camino, a crecer en definitiva.

Y es que todo puedes verlo desde una perspectiva diferente.

Los problemas o los retos están ahí para enseñarte algo, y en nuestro caso nos empujaron a responsabilizarnos de nuestra vida. Nos ayudaron a darnos cuenta de que para cambiar las cosas sólo hace falta una persona: tú.

¿Que no es fácil? Eso está claro. Huye de quien te diga lo contrario. Hay que pelear muy duro cada uno de los días de tu vida para alcanzar un sueño, y no basta con querer algo para conseguirlo.

Aprendimos de una frase de Steve Jobs algo que siempre seguiremos poniendo en práctica. Cada día me miraré en el espejo y me preguntaré: si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?

Y si la respuesta es no durante demasiados días seguidos, sabré que tengo cambiar algo.

Somos Antonio y Teresa. Vendemos productos con marca propia en Amazon y sentimos debilidad por los viajes y la fotografía. Hemos vivido como nómadas digitales durante 6 meses recorriendo el mundo y actualmente tenemos varios de nuestros productos en el Top 100 de ventas de Amazon. También formamos parte de la academia Imperio eCom, con la que ayudamos a otros emprendedores digitales.