Estar embarazada, si todo va bien, no debería suponer un parón en tu vida viajera. Es más, he aprendido que esta etapa puede convertirse en ideal para desconectar siempre y cuando sigas unas recomendaciones básicas.

Aunque es cierto que tendrás que tomártelo con un poco más de calma, hay ciertas escapadas que podrás seguir haciendo. Y lo mejor será compartirlo con tu pequeño viajero antes de que nazca.

Personalmente, en estos casi 7 meses de embarazo he viajado en avión, tren y coche. Y aunque he tenido que renunciar a acompañar a Antonio en su aventura por China y Hong Kong, he podido seguir disfrutando de pequeñas escapadas.

Con este post pretendo ayudarte a tener más claro qué es lo que debes tener en cuenta si estás teniendo un embarazo sano y te apetece seguir viajando.

Por lo general, durante el primer y el segundo trimestre del embarazo no supone ningún problema viajar en avión. Sin embargo, es buena idea que lo consultes con tu ginecólogo, especialmente si has tenido algún sangrado en la primera etapa o si sufres diabetes o hipertensión.

Si no esperas gemelos y has tenido un embarazo sin complicaciones, en principio puedes volar hasta la semana 36. Sin embargo, algunas aerolíneas no te permitirán viajar si tienes más de 28 semanas de gestación. Esto es debido al riesgo de parto prematuro durante el vuelo.

Otra cuestión importante es, lógicamente, evitar países en los que necesites ponerte vacunas que puedan ser perjudiciales para el embarazo. Y también descartar las zonas en las que los mosquitos puedan transmitir enfermedades tipo dengue, malaria o zika.

Mis consejos para viajar en avión estando embarazada

Me dio mucha pena tener que descartar la posibilidad de acompañar a Antonio a Hong Kong y China estando de casi 6 meses. Fue un viaje de negocios fundamental para nuestro proyecto de e-commerce, pero 16 horas de avión eran demasiadas para mí.

Otro inconveniente, además, era el tema de la alimentación. Allí muchas veces las cartas en chino no están traducidas ni si quiera al inglés, por lo que acabas eligiendo la comida al azar.

Eso sí, estando de casi tres meses me gustó la experiencia de volar desde Sevilla a Barcelona. Aunque lo de las esperas en el aeropuerto es un poco rollo, la verdad es que tuve un buen vuelo.

Tras la experiencia quiero compartir contigo algunos consejos útiles que pueden ayudarte:

✔ Consulta qué tipo de viaje quieres hacer con tu matrona o ginecólogo antes de salir.

✔ No olvides llevar contigo la tarjeta sanitaria y la cartilla de embarazo.

✔ Siéntate en el asiento del pasillo. Tendrás más facilidad para poder ir al baño o levantarte para estirar las piernas, que es posible que se hinchen un poco debido a la retención de líquidos, ay.

✔ Hidrátate. No olvides comprar un par de botellas de agua fresca en las tiendas duty free antes de subir al avión.

✔ No te preocupes por los detectores de metales, ya que funcionan con campos electromagnéticos, que son similares a los generados por cualquier aparato electrónico. Según los expertos, este tipo de instrumentos no generan radiación ionizante y, por tanto, no son perjudiciales para tu bebé.

Viajar en tren, para mí la mejor opción

Recientemente hemos hecho un viaje en tren de casi 5 horas entre Sevilla y Caldes d’Estrac, un pueblo costero de Cataluña. A mí personalmente me encanta ir en tren, y la verdad es que creo que es la mejor opción para viajar estando embarazada. También para ir a Madrid elegí esta opción estando de 3 meses.

Aunque es cierto que después de tantas horas sentada se me hincharon un poco los tobillos (por primera vez durante todo el embarazo) intenté en la medida de lo posible caminar y levantarme. Lo guay es que íbamos en AVE (el tren de alta velocidad español) y había cafetería. 

Otro truco para que no se te hinchen los tobillos es hacer círculos en el aire con el pie o mover los dedos para mejorar la circulación. Igualmente, a mí me sienta genial beber bastante agua en tragos pequeños para mantenerme siempre hidratada. Luego vas al baño cada dos por tres, pero bueno, c’est la vie.

Consejos útiles para viajar en coche

Otra opción para viajar estando embaraza es el coche. Yo no he hecho viajes especialmente largos, pero sí que he estado en las playas del sur de Andalucía, en Portugal y en el norte de Extremadura, que me han supuesto unas dos o tres horas más o menos.

Para viajar en coche es importante que compres un adaptador del cinturón de seguridad para embarazadas, como este que puedes encontrar en Amazon.

Estos adaptadores permiten que la banda se desplace hacia la parte inferior de la barriga y la presión del cinturón se transmita a la pelvis. De esta forma, si hay cualquier frenazo brusco no dañará a tu bebé.

Y por último, si vas en coche te recomiendo que:

✔ Pares cada dos horas como máximo para estirar las piernas.

✔ Comas algo ligero y no justo antes de salir para no sentirte muy pesada.

✔ Lleves un tentempié tipo fruta, nueces o algo así.

✔ Y te vistas con ropa cómoda que no te apriete por ningún lado.

Bueno, hasta aquí todas las cosillas útiles que he ido aprendiendo a lo largo de estos 7 meses. ¿Te han servido estos consejos? ¡Espero que sí! Para mí todo esto es un mundo nuevo, así que si tienes algo que aportar o compartir me vendrá también genial. Soy primeriza, qué le vamos a hacer…

Si te parece, seguimos charlando en los comentarios un poco más abajo. ¡Hasta ahora!

Somos Antonio y Teresa. Vendemos productos con marca propia en Amazon y sentimos debilidad por los viajes y la fotografía. Hemos vivido como nómadas digitales durante 6 meses recorriendo el mundo y actualmente tenemos varios de nuestros productos en el Top 100 de ventas de Amazon. También formamos parte de la academia Imperio eCom, con la que ayudamos a otros emprendedores digitales.