Seleccionar página

¿Vas a hacer un viaje en avión con tu bebé y no sabes muy bien a lo que te enfrentas? En este post voy a añadirle un toque zen a tu vida para eliminar de un plumazo todas tus preocupaciones. 

Aunque todo lo nuevo nos pone siempre un poco nerviosos, tranqui. Muchos bebés viajan desde las 4 o 5 semanas y todo va sobre ruedas. Además, las compañías aéreas están más que acostumbradas a esto.

Pero como sé que ser primerizos no es tarea fácil, he grabado un vídeo con 7 consejos que pueden venirte genial antes de tu viaje. 

Aunque si prefieres leer, tienes el texto ampliado un poco más abajo.

Los países tienen diferentes normativas en relación a la documentación. Por ejemplo, los ciudadanos europeos pueden volar con el documento nacional de identidad por toda Europa, pero para viajar al extranjero necesitan el pasaporte. Lo mismo sucede con los niños.

Si son muy pequeños, el tema de sacarle la foto puede ser un poco complicado, pero no imposible. A nosotros nos resultó divertido intentar que Hugo mirase a la cámara y mantuviese erguida su cabecita sin que salieran nuestras manos sosteniéndolo. 

Además, los bebés no tienen que poner la típica huella ni, obviamente, firmar, por lo que el proceso es al final algo más rápido. Nuestro consejo es que lleves su documentación junto a la tuya en el equipaje de mano que subirás a la cabina del avión.

Dale el pecho o el biberón en el despegue y el aterrizaje

La mejor forma para que los niños no sufran los cambios de presión es utilizando chupetes o tomando el pecho o el biberón durante el vuelo.

Procura también evitar que se duerma durante el despegue y el aterrizaje, ya que son los 2 momentos más delicados del viaje. Aunque cuando fuimos a Venecia Hugo se quedó sopa y, la verdad, todo fue genial. 

Asegúrate de que llevas todo lo necesario en tu equipaje de mano

Aunque depende de cada compañía, normalmente cada pasajero puede llevar una maleta de mano y un bolso más pequeño que debe caber debajo del asiento delantero.

Dentro de tu equipaje de mano podrás llevar la comida que tu hijo necesite para el viaje, incluyendo papillas, purés o agua mineral, que puedes llevar incluso en envases de más de 100 mililitros, no como sucede en el resto de los casos. Además, esos envases normalmente no tiene por qué ir precintados.

Es posible que en el filtro os pidan enseñar los líquidos o los alimentos que llevéis dentro del equipaje de mano, así que es mejor tenerlos preparados de antemano.

Por otra parte, procura que la comida no tenga que ser calentada dentro del avión, ya que a lo mejor no queda con la temperatura que tú quieres. Puedes llevarla previamente calentada en un termo, por ejemplo.

Es importante que no olvides meter en tu equipaje de mano pañales suficientes, una muselina o un cambiador para ponerlo en el baño del avión, toallitas y crema del culete.

Además, puedes llevar juguetes, libros o una tablet dentro del equipaje de mano. Y por cortesía con los demás pasajeros, intenta llevar unos auriculares si tu hijo no es muy pequeño o poner el sonido muy bajito.

Elige un asiento apto para viajar con el bebé

Si viajas con el bebé y haces el checking online, normalmente deberás elegir un asiento apto para ir con él, ya que tendrás que llevarlo en tu regazo y necesitará un cinturón especial. Además, son los únicos asientos que disponen de 2 mascarillas de oxígeno.

También es mejor ir en los asientos centrales o en las ventanillas para no molestar al resto de los pasajeros, ya que el movimiento de personas es constante durante un vuelo y de esta forma evitaremos posibles incidentes.

Por otro lado, si quieres viajar a tus anchas con tu peque sentado en otro asiento, puedes hacerlo. El bebé puede viajar en su propio asiento a partir de los 18 meses. Eso sí, deberás traer de casa su sillita de coche homologada.

Si quieres llevar carrito, cuco o cuna, normalmente podrás facturarlo gratis

En el mostrador podrás facturar sin coste adicional un total de una o dos piezas extra (cochecito, cuco o cuna), dependiendo de la compañía. Todo el equipaje de mano que llevéis deberá pasar por el escáner, incluida la sillita del bebé.

Llevar a un bebé o un niño sentado en su sillita es siempre más fácil que llevarlo en brazos o andando, por eso los aeropuertos permiten pasar los carritos de los bebés dentro de las zonas de embarque.

Intenta ser lo más minimalista posible para no volverte loco con las cosas

Los «por si acaso» en la maleta son más bien innecesarios y no harán más que robarte espacio y añadir estrés a tu viaje. Intenta organizarte y decidir realmente qué es lo que vas a necesitar.

Desde nuestro punto de vista, los básicos para subir al avión en el equipaje de mano y teniendo en cuenta que Hugo ya tiene 6 meses, no usa chupe ni toma leche de fórmula son:

  • Pañales
  • Crema
  • Toallitas
  • Cambiador
  • Muselina
  • Agua
  • Termo con comida
  • Algún juguete
  • Un body y un babero

Si te llama la atención esto del minimalismo, te invito a leer este post de nuestro blog.

Relájate y disfruta de tu viaje, tu energía será la energía de tu pequeño

Esto puede sonar un poco raro, pero es una gran verdad. Muchas veces trasladamos nuestro propio estrés a nuestros hijos, así que es mejor estar lo más relajado y tranquilo posible.

¿Necesitas una buena sesión de meditación? Te recomiendo echar un vistazo a esto.

Déjame saber en los comentarios si te ha servido este post o si tienes alguna duda. ¡Y no olvides suscribirte a nuestro canal de Youtube!

¿Te gustaría tener un trabajo que te permita vivir viajando?

Descarga la guía y accede a nuestro entrenamiento gratis por email. Te contamos paso a paso cómo puedes crear tu negocio digital y automatizarlo al máximo para trabajar 100% en remoto.