Seleccionar página

Venecia es una ciudad muy especial. La geografía de la laguna salada que la rodea está repleta de islas y es única en el planeta. Además, su historia milenaria y su rico patrimonio monumental y artístico la han convertido en un destino mágico e imprescindible para miles de viajeros de todo el mundo. 

Si quieres saber qué ver en Venecia, hoy te traemos 6 lugares que no te debes perder por nada del mundo, junto con 6 cosas imprescindibles para hacer y dos vídeos. 

Eso sí, esta guía tiene algo muy especial por tratarse de nuestro primer vuelo en familia. Y es que Hugo, el peque de la casa, se ha unido a nuestra aventura por primera vez para sumar nuevas experiencias a nuestra vida viajera. 

Plaza de San Marcos

La plaza de San Marcos es la única «piazza» de Venecia, ya que a las otras se las llama «campos». Su arquitectura es realmente impresionante y es uno de los lugares de la ciudad que más fácilmente se inundan cuando sube la marea. 

Por este motivo suele haber charcos en el suelo que, lejos de ser una incomodidad, te ofrecerán preciosos reflejos para tus fotografías.  

Esta plaza fue bautizada por Napoleón Bonaparte como «el salón más bello de Europa». Y no exageraba. Su construcción se inició en el siglo IX y es una de las más bonitas del mundo.

Algunos de los monumentos y edificios más importantes de Venecia, como el Palacio Ducal, la Basílica de San Marcos o la Torre del Reloj se encuentran aquí.  

Gran Canal

El Gran Canal podríamos decir que es la avenida principal de Venecia. Recorre la ciudad formando una S y tiene casi 4 km de longitud. Sus aguas se deslizan desde la punta noroeste, donde están los accesos a tierra firme, hasta la dársena de San Marcos, junto al mar Adriático.

El canal divide la ciudad en dos partes y puedes recorrerlo en góndola o en los famosos vaporettos, que son el transporte público de Venecia. 

Cuando lo hagas se te abrirá un mundo de otro tiempo y es fácil que acabes imaginando a misteriosos personajes recorriendo sus calles. 

Con todo, la ciudad es un verdadero museo al aire libre, y te aseguramos que disfrutarás de lo lindo contemplando sus edificios históricos.

Incluso la descolorida madera de las ventanas o la pintura deslucida de las viejas fachadas tienen muchísimo encanto. Y es que si Venecia fuese una señora, está claro que las arrugas le sentarían muy muy bien. 

Puente de Rialto

Construido entre los años 1588 y 1591, el puente de Rialto es el más antiguo de los que cruzan el Gran Canal. Fue diseñado por Antonio da Ponte y si su arquitectura mola, más impresionan aún las vistas que ofrece. 

A pesar de que siempre está a tope de turistas, no pierdas la oportunidad de detenerte unos minutos a contemplar el ir y venir de los barcos y las góndolas. 

Desde el puente de Rialto podrás sentir que Venecia es única, elegante, y que siempre parece estar suspendida en el agua y detenida en el tiempo.

Además, en la zona hay un mercado de frutas y verduras súper colorido que te recomendamos visitar. 

Puente de los Suspiros

Esta construcción barroca del siglo XVII se ha convertido en un símbolo de la ciudad. Situado muy cerca de la Plaza de San Marcos, es otro de los puentes más famosos de Venecia.

Pero los suspiros aquí no eran de esos románticos, sino más bien de terror. EPonte dei Sospiri en italiano une el Palacio Ducal con la antigua cárcel de la Inquisición, y por ahí pasaban los presos antes de ser ejecutados. 

Y precisamente por dar acceso a los calabozos debe su nombre a los suspiros de los prisioneros que, desde ahí, veían por última vez el cielo y el mar.

Burano

Burano es una de las islas con más encanto del archipiélago de la laguna de Venecia. Todas las fachadas de sus casas tienen vivos colores. Amarillos, naranjas, rojos, azules, verdes… Cuenta la leyenda que los pescadores decidieron pintarlas así para distinguirlas sin problemas durante los días de niebla. 

Perderte por sus callejuelas es de lo más interesante que puedas hacer en este pequeño pueblo. Siempre acabarás encontrando algún detalle encantador, alguna puerta entreabierta…  

Para llegar a la isla puedes hacerlo en vaporetto, que tiene varias paradas en el Gran Canal. Durante el trayecto pasarás también por delante del cementerio de Saint Michele, la llamada «isla de los muertos». 

Viajar es una de las pocas cosas que compras y te hace más rico. Clic para tuitear

Murano

Murano es la isla más famosa de la laguna de Venecia. Conocida mundialmente por su famoso cristal, tiene un característico faro blanco. 

Situada a unos 40 minutos en vaporetto desde la plaza San Marcos, está considerada como una Venecia en miniatura. Si tienes suerte, podrás ver cómo trabajan artesanalmente el vidrio en los talleres que están repartidos por toda la isla. 

En Murano están también el Museo del Vidrio y una de las iglesias más antiguas de la laguna: la Basílica de Santa María y San Donato.

7 cosas que ver y hacer 

Piérdete a tu ritmo por sus calles. 

Esta es una de nuestras aficiones favoritas vayamos donde vayamos, pero es que en Venecia tiene un encanto especial. Descubrirás rincones y detalles con mucho mucho encanto. 

Visita un taller de máscaras artesanales.

Las «maschere» de carnaval hechas a mano son una auténtica pasada. Los precios no son aptos para mochileros, pero mirar es gratis.

Prueba los spritzs.

Esta bebida es una de las más populares del norte de Italia. Su base se compone de vino y agua mineral con gas o tónica, y suele presentarse con una rodaja de limón o una aceituna. 

Descubre los «nissioeti» más curiosos. 

Así es como se llaman los carteles que dan nombre a las calles de la ciudad. Además de ser súper bonitos, hay algunos que son muy divertidos y curiosos. 

Haz fotos al atardecer

Venecia es de las ciudades más fotogénicas que jamás hemos visitado. Y con la luz del atardecer… ¡Uf! Verás algunas estampas impresionantes. Además, pasear por las callejuelas cuando las tenues luces de las farolas empiezan a encenderse es algo casi mágico. Prohibido volver al hotel antes de que se ponga el sol. 

Prueba la pasta con «frutti de mare». 

La pasta en Italia es una verdadera delicia, pero en Venecia además hay muy buen pescado, así que no te vayas sin probar este delicioso plato, que podrás encontrar en decenas de restaurantes.

Compra fruta en el mercado de Rialto.

Mandarinas, plátanos, mangos, manzanas… En el tradicional y colorido mercado de Rialto tienes decenas de frutas frescas para elegir. Son el tentempié más sano para seguir descubriendo Venecia a tu ritmo. 

Viaje a Venecia en vídeo

Vlog Parte 1

Vlog Parte 2

¡Ahora es tu turno! 

¿Has estado alguna vez en Venecia? ¿Qué ha sido lo que más te ha gustado? Nosotros volveríamos sin pensárnoslo dos veces. No olvides dejar tu comentario antes de irte para que podamos seguir charlando. ¡Hasta pronto!

 

¿Te gustaría tener un trabajo que te permita vivir viajando?

Descarga la guía y accede a nuestro entrenamiento gratis por email. Te contamos paso a paso cómo puedes crear tu negocio digital y automatizarlo al máximo para trabajar 100% en remoto.